Qué son y para qué sirven los antioxidantes

A poco que estés en el mundo, seguro que has oído miles de veces la palabra antioxidante… casi siempre asociada a prevención del envejecimiento o por sus propiedades anticancerígenas. Sin embargo, siendo esto cierto, los investigadores también señalan que los antioxidantes podrían ser una verdadera fuente de saludEl poder antioxidante de los frutos del bosque.

Lo primero que deberíamos saber es que los antioxidantes son sustancias que ayudan a prevenir la oxidación de las células, producida como consecuencia de la acción de los llamados radicales libres.  ¿Y qué son los radicales libres? Pues son átomos que en su composición cuentan con un electrón desparejado, lo que les convierte en enormemente inestables y reactivos. Entre los radicales libres, el más potente es el oxígeno reactivo. Cuando la oxidación actúa en cadena, las células se destruyen… lo que provoca envejecimiento y la aparición de enfermedades degenerativas.

Los radicales aparecen de una forma natural en nuestro organismo. Sin embargo, el consumo de ciertas sustancias, la práctica de determinados hábitos de vida y hasta el consumo de ciertos fármacos son elementos que aceleran el proceso. Estamos hablando del hábito del tabaco, el consumo excesivo de alcohol, dormir poco, estar expuesto a una excesiva contaminación, llevar una vida estresante, exponerse (en exceso) al sol o mantener una dieta desequilibradaAntioxidantes.

¿La dieta? Lo que comemos es nuestra principal barrera frente a la proliferación de los radicales. Y es que los antioxidantes son básicamente, unos activos entre los que se pueden encontrar enzimas, vitaminas, sustancias activas de alimentos y productos naturales. Ellos son los encargados de atrapar a los radicales libres para que no circulen por nuestro organismo y se evite su perjudicial efecto sobre nuestra salud. Luego hay antioxidantes que son más o menos apropiados a cada circunstancia. Por ejemplo, los fumadores deberían tener una dieta rica en vitamina C, mientras que las personas con colesterol (también las propensas a inflamaciones o problemas con las articulaciones) deberían no olvidarse del Omega 3… siempre que no se esté siguiendo un tratamiento anticoagulante o se esté esperando una operación quirúrgica.

Con respecto a cual sería el coctel perfecto de antioxidantes a consumir (en el caso de que los ingiramos a través de un complejo comprado en la farmacia) lo ideal sería uno del grupo de los omega o la vitamina E y otro como el resveratrol o el cacao. Eso sí, hay que tener en cuenta las dosis. Por ejemplo, si las dosis son bajas de cada uno de los productos, se pueden combinar varios que actúen de forma semejante.Omega 3, fuente natural de antioxidantes Pepe Varela.